martes, 28 de diciembre de 2010

Unplugged

Siempre he preferido más el término "versión acústica" que "unplugged" en cuanto a música se refiere. Me parece que siempre que se usen medios amplificados pues no puede considerarse que algo está "desenchufado" aunque se utilice, por ejemplo, una guitarra acústica en vez de una eléctrica o un piano tradicional en vez de un sintetizador.  En todo caso, creo que poco sentido práctico o comercial en el ámbito musical tendría no amplificar o no usar micrófonos para dar un concierto o hacer una grabación.  A pesar de ello, incongruentemente opté por el anglicismo para titular esta entrada porque, bueno, ponerle nombre o títulos a las cosas no es mi fuerte, como explico más adelante.

Pudiera decirse que al momento de escribir esta entrada deportivamente ando en versión acústica y por ello, entre otras cosas, hoy decido desenchufar el blog. Por los momentos, atrás quedaron las estridentes horas de entrenamiento y la dulce distorsión que genera tener una meta fija, concreta e inquebrantable. Éstas han sido reemplazadas, aunque momentáneamente, por otras actividades posiblemente menos eléctricas y sonoras, definitivamente extradeportivas, que fueron aplazadas durante esta aventura de clasificar y participar en la UTMB de 2010.

Como escribí en alguna entrada previa, el blog involuntariamente lo limité desde un inicio (junio de 2008) al ponerle el nombre y la fecha de un evento fijo y determinado. Representó una bitácora, porque coloqué desde los planes mediatos e inmediatos hasta el entrenamiento detallado semana trás semana;  una progresión, porque a pesar de los inumerables altibajos siempre se sentí que se daba en sentido figurado y literal un paso hacia adelante; y hasta una excusa para echar algún cuento o contar cualquier anécdota y principalmente compartir aprendizajes.

Seguramente en algún momento me expresé en él como si estuviera reinventando la rueda, llegando a límites ultrahumanos o sobrepasando lo posible. Tal vez, a cualquier lector poco precavido le hubiera causado la impresión de que soy un gran atleta o algo parecido. Aclaro que la intención con la que semanalmente me sentaba a escribir no pudiera haber estado más lejos de lo anterior. 

El blog quedará abierto para todo el que quiera consultar crónicas sobre los ultramaratones en los que participamos en 2009 y 2010, las cuales conseguirán en la columna a la derecha. El buscador y las etiquetas le pudieran ser útiles a cualquier persona que tuviera como meta hacer un ultramaratón, sea el UltraTrail du Mont Blanc u otro. También quedarán los vínculos a blogs amigos o de interés para los fondistas y ultrafondistas.

Mucha gente llegó al blog indirectamente buscando información sobre el Ultra Trail du Mont Blanc y posiblemente seguirán llegando gracias al mencionado nombre, poco original, del mismo. Aquí dejo la crónica, en dos partes, de nuestra participación en este gran evento.

(Luego de 2 años con el blog, finalmente cruzamos la meta de la UTMB 2010)


A pesar de lo inusual de la versión de este año por causa del mal tiempo, en la que se recortó la ruta y se dio una segunda partida de la que muchos no se enteraron o decidieron no salir, Mayde y yo ya estamos en paz con nuestra participación y en definitiva nos sentimos "Finishers" y, finalmente después de varios meses, en la víspera de las preinscripciones para el evento de 2011, pasamos la página.

No sé si sea un tema darwiniano o tal vez tenga acá lo que Woody Allen llama un tiburón muerto, pero hay que seguir evolucionando, hay que seguir avanzado. Definitivamente, no voy a dejar de entrenar ni de participar en eventos de largo aliento; ya se están cocinando nuevos planes, siempre con Mayde a mi lado o, mejor dicho, ¡delante de mí! Es más, a pesar de ahora quedar unblogged, he disfrutado muchísimo tener este espacio y posiblemente cree uno nuevo el cual, de habilitarlo, anunciaría por acá y estaría más atento al momento de asignarle un nombre.

Éste es el último pentagrama de una partitura que estuvo llena de tempos variantes, momentos intensos y otros de reflexión, de aciertos y desaciertos. A veces, el volumen llegó hasta el 11, como en This is Spinal Tap, pero ahora simplemente hay que desenchufar. 

Agradezco las visitas y comentarios que han hecho en el blog y el apoyo a nuestro pequeño proyecto. Hemos conocido a muchas valiosas personas, sea digitalmente o en persona, en Venezuela o en Europa. ¡Gracias por compartir esta aventura con nosotros! Ha sido un viaje formidable.

Eso sí...¡Nos vemos en el cerro!


Félix

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Maratón de Navidad 2010

A veces las carreras salen como uno las planifica o visualiza y otras veces no tanto. Indudablemente, cada prueba es una oportunidad de aprendizaje, una experiencia más. Desde esa perspectiva, me dispongo a echar el cuento de lo que fue mi participación en el Maratón de Navidad 2010.

La idea era salir a un ritmo cómodo que me permitiría hacer un "negative split", es decir, correr la segunda mitad más rápido que la primera. Nunca he sido rápido y la ruta no se prestaba para un buen tiempo. Así que me conformaba con hacer el largo y, como mencionaba, correr enfocado la segunda mitad.

En los kilómetros iniciales tenía altísimas pulsaciones a un ritmo bastante lento, aún para mí. Como en el kilómetro 3, me comencé a quedar atrás y Mayde siguió al ritmo que se le hizo cómodo. Ya en el kilómetro 5 yo estaba casi unos 4 minutos atrás del tiempo parcial que pudiera haber pensado y eso que estaba todavía en la parte relativamente plana del recorrido. ¿Será que no me he recuperado de la carrera de aventura de hace un par de semanas? No me preocupé mucho ya que siempre me cuesta calentar y me recordaba del mencionado plan inicial: una segunda parte fuerte.

(Foto de Jesús Hulett)

Pasaron los kilómetros lentamente pero sin mucha novedad y en la bajada hacia el retorno principal, km 22, comencé a soltar y apresurar un poco el paso. Sentía un poco de molestias en la rodilla derecha pero, aparte de eso, me sentía con fuerzas. Lamentaba la falta de bebida energética por parte de la organización. Debido a las fallas de la edición del año pasado en cuanto a la hidratación, decidí correr con un termo con agua. Creo que nadie se quedó corto en esta oportunidad, pero si hubiera sabido que iban a incumplir su promesa de poner bebida energética, pues eso es lo que hubiera llevado en el termo.

(Foto de Jesús Hulett)

Las sensaciones eran buenas y ya estaba corriendo cómodamente a un paso unos 30-45 segundos por kilómetro más rápido. En la subida hacia Maripérez, más o menos kilómetro 24 ó 25, se pone más agudo el dolor en la rodilla. Sigo avanzando pero en la bajada hacia La Florida comienzo a modificar la pisada a causa del dolor. Me veo obligado a caminar el resto de la bajada. Me paro para estirar la banda isquiotibial. Camino un poco y troto un poco. 

Conocía bien esa molestia. En 2004, estuve 6 meses en fisioterapia por causa de una molestia igual, pero en la pierna contraria. En aquella oportunidad, el dolor me comenzó un mes antes de una carrera de aventura y durante ese evento me dio apenas a las 2-3 horas y seguí inútilmente hasta donde pude aguantar durante unas 48 horas en total. 

Sabía que tenía que pararme ahora y no correr el riesgo de empeorar el asunto. Había tomado la decisión de abandonar en el kilómetro 29 porque de ahí tomaría un desvío y tendría que caminar unos dos kilómetros bajada hacia la zona de meta. Ni modo, pensaba, ya habrá otras oportunidades.

Sin embargo, justo en ese punto había una ambulancia y opté por pedir algún tipo de antiinflamatorio para aminorar el dolor. Se demoraron tanto en preguntarse entre ellos mismos si había, luego entre varios tratar de conseguirlo, para después anotar mis datos y finalmente entregarme la pastillita, que ya cuando me la dieron había cambiado de parecer. Tomé la mala decisión de seguir adelante y completar los últimos 13 kilómetros que faltaban.  No sé qué tipo de lógica cruzó mi mente, pero me decía que era mejor correr lo que faltaba de trecho de carrera que bajar directamente desde la Castellana hasta Plaza Altamira a pie. En fin, por las características de esta lesión, ya el daño estaba hecho. Lo extraño fue que no hubo ningún indicio de esta lesión durante los entrenamientos aunque sí tenía otras molestias y ésta, estoy seguro, fue producto de compensación y sobrecarga de otras áreas.

Un par de minutos después me conseguí a unos amigos ciclistas y me ofrecieron una botella de Gatorade. Seguí caminando un poco y corriendo otro hasta llegar al final de la subida más fuerte de la segunda mitad. Decidí ahora correr lo que faltaba. Así fueron pasando los kilómetros, tal vez me estaba haciendo efecto el Diclofenac o me estaba acostumbrando al dolor. 

A salir de la Cota Mil, kilómetro 35 ó 36, traté nuevamente de hacer un mejor esfuerzo para la última parte y salir de eso, pero ya por el kilómetro 40, con la meta prácticamente a la vista, no daba más. No me sentía excesivamente fatigado, lo normal después de tantas horas a pie, pero cada pasito pasaba factura: dolor agudo en el costado exterior de la rodilla derecha. Me acompañaron Ligi y Guillermo en bici y ayudaron con el tráfico y los ánimos.

Para el último kilómetro también se nos unió a pie Gilberto y con ese combo hice el último km. Me daba un poquito de pena no poder responder a todos los ánimos que me daban. No me sentía extremadamente cansado, pero el paso era fatal, como 7 u 8 min/km.

Faltando pocos metros, decidí, no sé si como agradecimiento a los que me acompañaron en ese último trecho o sencillamente para terminar de una buena vez con ese asunto, apretar el paso. Cerca de la meta estaba otro corredor dando las últimas zancadas y, bueno, me dispuse a tratar de alcanzarlo. Creo que no le llegué finalmente. Luego me sentí un poco mal por posiblemente, y de forma un tanto egoista e innecesaria, arruinarle su cruce de meta.

(Foto cortesía de Sigfredo Rodríguez)

Mayde había llegado hace más de 20 minutos. Fue una carrera consistente y un buen cierre de temporada para ella. Luego me contaría que le tocó lidiar con calambres.

video

Sobre el evento, debo admitir que hay mejoras con respecto al año pasado. No faltó el agua y mejoró un poco, aunque falta mucho todavía, el control del tráfico. Sin embargo, me parece grave la falta de bebidas isotónicas, más aún cuando la organización había dicho específicamente en qué puntos y con qué frecuencia estarían disponibles.

Por mi lado, no me queda más que seguir el protocolo de recuperación para esta lesión y retomar las andadas a pie en enero, tal vez salir en bici un poco cuando baje la inflamación. Conozco bien esta lesión y, en teoría, sé lo que tengo que hacer para recuparme: paciencia, estiramientos y fortalecimiento. Vamos a ver cómo evoluciona el asunto.

Aprendizajes quedan muchos. Pienso que la lesión se debe a que no he entrenado como debe ser para esta distancia sobre asfalto, pero especialmente a que no he hecho el trabajo de fortalecimiento al que estoy acostumbrado. Al no tener metas cerca, no he estado entrenando como debe ser y ya se están agotando las rentas del fondo de los últimos años. Quedará descansar, recuperar y volver al ruedo con nuevas metas.

Nos vemos en el cerro.

Félix

miércoles, 8 de diciembre de 2010

1er Triatlón, Acuatlón y Duatlón para personas con discapacidad (logística)


El pasado domingo 05-12 pude formar parte de algo realmente inspirador, por lo menos en lo que a mí respecta, y no fue como atleta sino como parte de la logística. Al oir inicialmente, hace meses, sobre la propuesta de hacer un evento multidisciplinario para personas con discapacidad, me llamó la atención apoyar de alguna forma u otra.

Me declaro totalmente ignorante sobre estos eventos y sobre las distintas discapacidades. De hecho, no sé cuántas competencias habrá en nuestro país ni con qué frecuencia ni las modalidades ni nada por el estilo. Es más, me sorprendí de las distintas categorías y modalidades que había para este evento denominado "Copa Inclusión".


A pesar de las lluvias que han causado estragos en nuestro país durante estas últimas semanas, vinieron atletas de diversas partes del país, incluyendo Carabobo y Mérida. La organización del evento estuvo a cargo del Club de Triatlón La Trinidad, que ya tiene un equipo organizativo bien engranado y ha celebrado varios eventos en los últimos meses.


A Mayde y a mí, nos asignaron la zona de transición para tanto el acuatlón como el triatlón. Hubo que modificar la ruta de carrera por causas ajenas a la organización, pero afortunadamente no llovía y los atletas estaban verdaderamente motivados. 


Se apreciaba que algunos tenían ya experiencia en este tipo de eventos y otros eran especialistas en alguna disciplina específica, mientras que otros participaban por primera vez. La carrera en sí fue muy emocionante. Desde Kevin, un niño invidente que participaba por primera vez, hasta Richard, quien luchó contra el cansancio para cruzar la meta: ¡Todos fueron "finishers"!


Me siento muy afortunado de poder haber conocido a estos atletas y a sus familiares y equipos de apoyo. Fue una experiencia sumamente grata para nosotros.


Había decido no participar en el Maratón de Navidad de este fin de semana sencillamente porque no me sentía preparado y llevo un par de días con un virus, aparentemente, pasajero. Si no empeoro de salud de hoy al fin de semana, pues allá estaré corriendo los 42 km y, en buena parte, gracias a la motivación y bonitos recuerdos que me llevo de este triatlón/acuatlón/duatlón. Esta experiencia como apoyo logístico me ayuda a ampliar las razones, que muy poco tienen que ver con cronos y posiciones, por las que participo en eventos deportivos.

Tengo nuevos héroes. 

¡Hasta la próxima!
Félix


P.D. Más fotos.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Venezolanos en La Misión 2010, Argentina

"150 Km, avanzando por senderos de la cordillera de Los Andes, cruzando ríos y arroyos, subiendo y bajando montañas, bordeando lagos, atravesando enormes extensiones de bosques andino patagónicos, buscando la huella, caminando de día y de noche".

Así describe la organización de La Misión Race, Argentina, esta dura prueba. La navegación y la autosuficiencia también son elementos que tomar en cuenta durante esta aventura.

Fueron 14 los corredores patrios que tomaron la determinación de enfrentar un largo recorrido con fuertes condiciones climatológicas, la mayor representación nacional hasta los momentos en un ultramaratón en el exterior. No todos terminaron. Algunos fueron con altas expectativas y otros querían simplemente culminar el recorrido. Cada quien, espero, se lleva una gran experiencia y, si está abierto a ello, un buen aprendizaje.

Aquí dejo entonces, sin autorización pero con buenas intenciones, algunos comentarios de unos cuantos de los mismos corredores, publicados en sus páginas de Facebook.  No conozco a todos los que fueron, ni todos están en esa red social ni saben que estoy tomando sus palabras, pero la idea es que el lector capte un poquito la emoción de participar en esta carrera y, quién quita, se sienta de alguna forma u otra inspirado. 

Ana Milena Trujillo Vergara: "MISIÓN CUMPLIDA... Aún con un nudo en la garganta".

Ilych Chemín Irausquín Ferreira: "Misión Cumplida, amigos. Una carrera muy, pero muy dura. La temperarura llegó a -8º C, con una nevada toda la noche del miércoles y vientos de 120k/h, 6200 metros de desnivel positivo, 160 kilómetros de recorrido; dormí 3 horas y media, tardé 61h2min para llegar a la meta...¡Gracias por el apoyo de todos!"

José Miguel Zamora: "Saludos, gracias por estar pendiente en todo momento y por sus comentarios. Un fuerte abrazo para todos".

Jesús Enrique Cova Otero: "Misión Cumplida. 58 horas de recorrido muy duro y largo. Clima muy duro el primer día; mucho frío con viento y nevadas."

Igor Elorza: "‎3 de diciembre, 10:20 a.m. lugar 39 de la general y 30 de la categoría, 161 km de distancia por cambio de la ruta por mal tiempo, uno de los filos nevados, vientos de 130 km/h temperatura hasta -30º C , en las cumbres". 


(De izquierda a derecha: Dávid Arispe, Ana Milena Trujillo y Josías Morales. Foto tomada del Facebook.)

Para información completa, los resultados oficiales y demás detalles los pueden consultar en la página del evento: http://lamisionrace.com.ar/envivo/ranking.php .

Mis sinceras felicitaciones a todos. ¡Y que sigan nuestros aventureros cruzando fronteras y desafiando sus propios límites! 

Nos vemos en el cerro,
Félix

lunes, 22 de noviembre de 2010

Reto 36H, 153 km aprox.

NOTA: Todas las fotos cortesía de Retos.info. Ver más fotos.

Sábado 20/11/10.

3:45 a.m.: Nos reunimos, organización y participantes, en el C.C. San Ignacio. Ahí terminaría la carrera al día siguiente. Entregamos las bicis de montaña, algunas embaladas y otras no, y las cajas con el material de apoyo, muda de ropa y reservas de comida. Un camión las trasladaría al PC1.

Apenas éramos 8 equipos. Es más, en tres de las otras duplas, había competidores que en alguna ocasión fueron mis compañeros de equipo (César, Juan y Rómulo). Mayde era la única chica. Nos preocupaban principalmente dos temas: el clima, el día anterior se había decretado oficialmente "emergencia por lluvia" en el Estado Vargas donde sería gran parte de la ruta de ciclismo; y la inseguridad, pues no toda la carrera iba a ser por el monte. El hecho de no haber entrenado casi la bicicleta ni el kayak, además de no haber participado en carreras de este tipo desde 2006, era casi secundario...por lo menos hasta ese momento. Nos entregan los mapas, números, petos y el pasaporte.

5:30 a.m.: La mayoría dormíamos durante el traslado en autobús hasta la Playa Los Totumos. No soy amante de la salsa, pero para nada me disgustaba Celia Cruz. Lamentablemente, se acabó ese CD y el chófer nos mató a punta de salsa erótica. Me concentré en que no se me quedara pegada en la mente ninguna de esas canciones pues aunque iba a estar muchas horas con mi esposa, lo que vendría nada de erótico tendría.

6:00 a.m.: Llegamos a la playa. Desde el autobús, veíamos que lloviznaba y a lo lejos parecía acercarse una tormenta. La ruta del kayak había sido modificada para que fuera un poco más costera y por aguas más tranquilas. La distancia disminuyó de 12k a 7k.

Sube John Carlo, el organizador de la carrera, nos da unas breves instrucciones y listo. ¡Arrancó la carrera desde adentro del bús! Corrimos hacia los kayaks a pocos metros y los cargamos unos 200 metros hasta la orilla. Como estábamos sentados en la segunda fila del transporte, fuimos unos de los primeros en agarrar piraguas y entrar al mar. Al poco rato estábamos en la segunda posición. Sólo habíamos remado una vez desde llegar de Chamonix, pero la técnica se mantenía y pienso que haber nadado un poco estos meses también ayudó en algo.


Llegamos al retorno y se nos va acercando un equipo. Le digo a Mayde que no se apresure que falta mucha carrera. Es más, nos podemos colocar detrás de ellos y "chupar rueda" un poco. Eso intentamos, pero iban de acá para allá, con las paladas sin sincronización. A veces los veía a mi derecha y a veces a mi izquierda. Así y todo, nos estaban pasando.


No obstante, hay que reconocer que a punta de músculo y determinación esos panas realmente avanzaban. Posiblemente, remaron muchos más metros que el resto o la mayoría de los equipos, pero llegaron pegados del primer equipo al final de esta etapa y en la transición pasaron al primer lugar y nunca lo soltaron. ¡Qué determinación!

7:10 a.m.: Nuestra transición fue un desastre. Habíamos embalado las bicicletas más de lo necesario. Al sacar la mía me di cuenta de que no tenía una de las pastillas de freno; afortunadamente la encontre unos segundos más tarde tirada en el piso. Perdimos 2 puestos tan solo alistándonos, pero finalmente salimos a rodar.

Al poco rato me doy cuenta de que tengo el freno delantero suelto. Como la ruta era plana inicialmente, esperamos llegar al km 14, un cruce importante, y hacer ése y otros ajustes. Hasta ahí íbamos con Juan y Antonio, mejor conocidos como Los Primos.

11:00 a.m.: Nos paramos en un pueblo. Creo que es Todasana; llevamos casi 60 kilómetros. Recargamos hidratación y seguimos. Vamos a buen ritmo pero ando luchando contra los calambres que ya llevaban una hora queriendo hacer su aparición. Un poco más adelante, optamos por comer bien. Mayde no es sólo una gran compañera sino que tiene muy buena mano en la cocina. Para esta prueba preparó varios sandwiches de pan francés con lomo embuchado, queso provolone, tomate seco, especies y aceite de oliva. Excelentes. ¡Desaparecieron los calambres por un buen rato!


12:20 p.m.: El calor está a tope. Luego nos enteraríamos de boca de la misma organización que hacía unos 40º C. Nos toca encarar una sucesión de subidas y bajadas. Desde acá hasta Los Caracas, donde se ubicaba el próximo puesto de control para sellar los pasaportes, fue la parte más fuerte de la bici. Un poco más adelante nos paramos a comer otro "panini aventurero" y preparar más Isostar. ¡Sólo faltan 40k más para dejar la bici!

2:30 p.m.: Hemos ya pasado Anare, Naiguatá y Caraballeda, pero estamos perdidos en Macuto desde hace varios minutos. Las indicaciones de la organización eran que el punto de control estaba en una cancha. Ahora sabemos que el pueblo de Macuto tiene al menos 4 "canchas" y una definición bastante generosa de ese término. Finalmente, nos encontramos con otro equipo que sí conocía la ubicación y nos fuimos con ellos al PC. Ya. Listo. Terminamos la bici. Fueron 125 km (más los 3k que hicimos de más por turistas). Creo que ya tengo una irrefutable respuesta a la folklorica pregunta de "¿Cómo sabes tú que La Guaira es lejos?"

(Vista del puerto a la derecha y el aeropuerto a la izquierda)



4:00 p.m.: Llevamos apenas unos 3 kilómetros de caminata, pero ya hemos acumulado unos 600 metros de desnivel positivo. El recorrido era ir desde Macuto (10 m.s.n.m.) hasta Boca de Tigre (1.897 m.s.n.m) en El Ávila. La transición, a pesar de haberla discutido previamente, había sido torpe y lenta. Ambos estábamos cansados y había muchas cosas que pensar y recordar. Nos cambiamos de zapatos y medias y agarramos los morrales de trekking con el material obligatorio: carpa y sacos de dormir. La lucha contra los calambres durante el largo tramo de la bici, me dejó los cuádriceps fritos. Me lamentaba un poco porque sabía que, si bien no somos rápidos en el trekking, es lo que más hemos hecho estos últimos años y es la etapa en la que podíamos tal vez, si acaso, adelantar algún puesto. Mayde, sin embargo, iba a muy buen paso y siempre algunos metros adelante de mí.

7:15 p.m.: Conforme subíamos, no sólo se aplacaba el calor y caía la noche, sino que mejorábamos el paso. No obstante, nos alcanzó un equipo, pero estoy seguro que se debe más a mérito de ellos que a otra cosa.

Ahora, hemos llegado a Boca de Tigre, el PC y donde acamparemos para luego seguir mañana con el último tramo de montaña, la prueba especial y la llegada. Siento que a nuestro equipo, por nuestras características y conforme a nuestra experiencia en carreras largas, posiblemente nos convenía más que la carrera fuere non-stop y que hubiéramos seguido de largo, pero sabíamos desde un principio que había esta parada obligatoria. Entonces, quedábamos 5 duplas oficialmente en carrera y 1 fuera del ranking pero con ánimos de seguir. ¡Lo mejor de la acampada fueron las hallacas que nos brindó la organización a los competidores que restaban!

Domingo 21/11/2010
7:00 a.m.: Todos los equipos acordamos en que sería mejor salir juntos en vez de arrancar por diferencia de tiempos de llegada de anoche. La organización estuvo de acuerdo y así salimos a hacer la última etapa, totalmente pedestre. Pasamos por Galipán y luego por un sendero prácticamente bordeando el Hotel Humboldt y salimos un poco más adelante, donde hay un tanque y comienza el ascenso a Lagunazo.


8:20 a.m.: Pasamos Lagunazo a buen ritmo en líneas generales, aunque Mayde seguía varios metros adelante. Entonces, tomamos la decisión de cambiar morrales para equipararnos mejor. Ayer ella me lo había propuesto durante el trekking, pero me opuse porque no quería correr el riesgo de que ella se reventara también. Hoy sí decidimos probar y, de Lagunazo hasta La Silla, pasando por el Pico Occidental (2.478 m.s.n.m.), ella llevó el morral más pesado y finalmente se nos equiparó el paso. Ni modo, tal como los gringos dicen "There's no *I* in TEAM", me tocó aprender que no hay "M" de "machismo" en la palabra "EQUIPO".

10:00 a.m.: Llegamos a La Silla, donde se encontraba Ram, quien marcó el pasaporte y nos dijo que el otro equipo nos llevaba unos 20 minutos. Ya tenían una ventaja como de 10 minutos del día anterior, así que iba a ser difícil mas no imposible alcanzarlos. Nos lanzamos cuesta abajo. ¡Sólo nos quedaban un descenso de unos 1.000 metros verticales y un par de kilómetros de asfalto para llegar al C.C. San Ignacio (meta)!

10:30 a.m.: Hemos llegado al banquito, pero lo hemos sufrido. Ha estado lloviendo toda la mañana y ya perdimos la cuenta de las veces que nos hemos resbalado. Pero falta poco ya: pasar Sabas Nieves y correr hasta el San Ignacio. Un último gel y a seguir.

11:05 a.m.: Corrimos por el asfalto desde la salida de Sabas Nieves hasta la zona de meta. Nos conseguimos a nuestra gran amiga Melba, quien nos muestra las cervezas que nos esperaban. Atravesamos el centro comercial y vemos al equipo que veníamos persiguiendo (nos sacaron al menos 40 minutos, contando lo de ayer), quiénes ya habían culminado y llegaron terceros en la general. Los saludamos y felicitamos, y abrazamos a Jaime y otros amigos que estaban por ahí. ¡Pero, resulta que la carrera todavía no terminaba!


11:15 a.m.: Estoy sentado en el techo de la torre oeste del C.C. San Ignacio, mirando con algo de preocupación mientras le colocan el arnés a Mayde. A mi chica ni siquiera le gustan las montañas rusas. Para ese momento, yo ya había cruzado con tirolesa desde la torre este. No sé si fue la adrenalina, el miedo o la cerveza que le brindó Melbita, pero Mayde cruzó como una bala. Listo. ¡Terminamos la carrera!


Quiero felicitar a la organización, especialmente a John Carlo, por seguir insistiendo en hacer eventos de aventura. Su equipo en esta ocasión fue fenomenal. La carrera, desde mi punto de vista fue un éxito total, salvo por la poca participación (había 15 cupos y sólo se inscribieron 9 equipos), pero de la organización no tengo absolutamente nada negativo que decir, todo lo contrario. ¡Enhorabuena Team "Retos"!

Felicito a cada uno de los equipos: Green Team, porque desde el inicio salieron a buscar la punta y nunca la soltaron. Nalgene-Hoffman, un par de hermanos y posiblemente el equipo con mejores ánimos durante toda la carrera. Barracuda, tuvieron momentos malos pero supieron recuperarse y ganarse un merecido puesto en el podio. Primos-FACEX PDA, excelente dupla que creo que hasta bebe más cerveza que nosotros; estoy orgulloso de mis panas. Colombo-Alemán, aunque estaban fuera del ranking se disfrutaron la carrera como ningún otro equipo. Tribike Sports, excelente ver a gente del triatlón incursionando en la aventura; espero que se repita y apoyen estos eventos. FACEX-PDA Bike tomaron la sabia pero dura decisión de retirarse pero sé, porque los conozco bien a ambos, que de esta experiencia rescatan muchísimas cosas positivas.


¡Nos vemos en el cerro!

Félix


miércoles, 17 de noviembre de 2010

De vacaciones con el Chavo y Churchill

Estas "vacaciones" deportivas han sido de locos, no cabe duda. A veces planificas no hacer mucho y terminas haciendo de todo.

Desde que en septiembre optamos por no entrenar con un propósito fijo por un tiempo mientras nos dedicábamos a una serie de asuntos extradeportivos que habíamos apartado o pospuesto durante el tiempo que nos tomó en clasificar y finalmente poder participar en el Ultra Trail du Mont Blanc de este año, hasta ahora, han pasado varias cosas:

1. Hemos vuelto a nadar.
Aunque ninguno de los dos era buen nadador antes y todavía estamos bien lejos de serlo, ahora ir a la piscina sin presión alguna y ver mejoras casi inmediatas nos llena muchísimo.

2. Hemos participado en una carrera de 10km y dos triatlones.
En los 10k Mayde hizo su mejor tiempo y en los 2 triatlones obtuvo un primer y segundo lugar en su categoría, aunque hay que reconocer que en ninguna de las dos pruebas hubo más de 100 participantes. Yo, como siempre, quedé en el montón, sin mucha pena y con nada de gloria, pero quien haya seguido este blog no se sorprenderá. ¡Todos sabemos bien quién trae los trofeos a esta casa!

3. Participé en un torneo de ténis.
El martes fui a raquetear un rato con mi hermanita y, prácticamente sin darme cuenta, el sábado y domingo ya estaba participando en un torneo de dobles. Con el compañero, al cual conocí la noche antes del torneo, perdimos el primer partido y ganamos el segundo. El tercer match se nos escapó de las manos y perdimos luego de estar adelante en el marcador, pero dejó una buena impresión, por lo menos para mí. Hay que ver que la memoria muscular sí existe. No estoy cerca del nivel que tenía del '92 al '95, cuando jugaba casi todos los días, pero tampoco estoy tan mal como esperaba; el último torneo de tenis que jugué fue hace 9 años.Veré la posibilidad de jugar aunque sea una vez por semana.

4. Correremos el Maratón de Navidad.
Aunque no hemos hecho largos los fines de semana, hemos decidido apoyar el evento. La ruta, como he comentado acá y tal como resuena muchísimo entre los grupos de corredores de calle de Caracas, es fortísima. Este domingo, justo antes del segundo día del torneo de ténis, Mayde y yo corrimos 21km en la parte posiblemente más dura del recorrido. Diría que nuestro tiempo por kilómetro era en promedio unos 20 a 30 segundos mayor a lo que sería durante un esfuerzo equivalente en plano. De todas formas, sin ir específicamente a buscar un determinado crono, allá estaremos el 12 de diciembre--si nos logramos recuperar del punto 5, a continuación.

5. ¡Volvemos a las carreras de aventura (raids)!
Como decía El Chavo del 8: "Sin querer queriendo", este fin de semana volvemos a las carreras de aventura. Estaremos en el Reto 36H http://www.retos.info/retos36H/INICIO.html, una dura prueba con 7 kilómetros de kayak en mar abierto, 125 km de ciclismo de montaña y unos 25 kilómetros de trekking. Recorreremos playas, montañas, costas y hasta un poco de la ciudad. Nuestra gran meta, sin duda alguna, será terminar dentro del tiempo oficial.


Así que sin el debido entrenamiento, sólo nos quedará ser fuertes mentalmente y buscar motivación de toda fuente posible para seguir avanzando. Aclaro que no soy amante ni de la guerra ni de la demagogia, pero en este caso me vienen a la mente pasajes de un famoso discurso de Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial y que, bueno, al ser más metalero que historiador, conocí a través de Iron Maiden como su acertadísima introducción a la canción "Aces High":

"...lucharemos en las playas...lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en la montaña. ¡Jamás nos rendiremos!"

(en el video se aprecia el audio original en inglés al inicio)



"Eso. Eso. Eso" (cito al Chavo porque casualmente fue su número el que asignaron a nuestro equipo). ¡Nos vemos en el Reto 36H!

Félix