domingo, 15 de febrero de 2009

The Night People III ¿Persecución nocturna?

A eso de las 9pm del viernes, casualmente el día 13 del mes, nos reunimos Mayde; Michael, quien también es nuevo en esto pero bajó en buenas condiciones las 3:30 en el Hebraica; Jesús Hulett y yo.

(Michael, Jesús y Mayde)

Nos planteamos correr un Cortafuego y, posiblemente, descender hacia las quebradas para probar los frontales en plena oscuridad. El día había amanecido bastante nublado, y así se mantuvo, incluso con algunas lluvias cercanas al medio día.

Arrancamos por la subida de San Bernardino vía el Cortafuego a un paso bastante cómodo. Ese era el plan. Como a los 5 minutos nos percatamos de unas luces unas curvas más abajo. Pensamos que pudiera ser la policía o guardia nacional. En épocas de procesos electorales siempre hay bastante tensión en la calle y en el pasado hemos visto a las autoridades inspeccionando este sector de la montaña.



Seguimos el rumbo y comenzamos a correr, una vez finalizado el ascenso. Adentrados ya en el Cortafuego, que por cierto estaba embarradísimo por efecto de las lluvias, comenzamos a ver las luces nuevamente. Calculé que eran unas 4 ó 5 motos.

Lamentablemente, en nuestro país ya no se sabe si se le debe tener más miedo a los malandros o a los policías y, en efecto, muchas veces las diferencias entre estos no se aprecian con claridad.

Optamos por apagar las linternas en los zig-zags de la ruta donde quedaríamos expuestos a ser vistos. Me parecía que si la idea era alcanzarnos, ya lo hubieran hecho. Por otro lado, pensaba que el barro en la ruta se lo dificultaba o que, por suerte, todavía no nos habían visto.

Al salir del último bosquesito, a un kilómetro aproximadamente del puesto de guardaparques Chacaíto, apreciamos nuevamente a ese grupo a la distancia. Ya los teníamos prácticamente tres curvas más atrás. Aumentamos un poco el paso hasta llegar al P.G.P. Al pasar por ahí despertamos sin querer a todos los perros del guardaparques, quienes procedían a delatar nuestra presencia.

Decidimos bajar hacia quebrada Chacaito y sabíamos que las motos no iban a poder pasar por este angosto y técnico tramo, mucho menos con tanta oscuridad, barro y rocas mojadas.

Una vez abajo, analizábamos nuestras opciones:

A) Nos regresamos por el mismo sitio y vemos si todavía, quienes fueran, andaban por ahí.

B) Seguíamos vía Sabas Nieves, a una hora más o menos de distancia, y luego tomabamos un taxi hasta el otro lado de la ciudad donde estaban los carros.
-
C) Subíamos nuevamente, pero al pasar el P.G.P, nos desviábamos hacia Matamoros y evitábamos todo el Cortafuego, una opción que nos iba a tomar como 2 horas más.

En la casa, mientras preparaba los materiales para esta sesión, opté por no llevar el morral de Mayde y dejar algunas de las cosas con las que normalmente entrenamos y pensamos usar en la Transgrancanaria en caso de la nada irreal posibilidad de que nos roben. Es una especie de paranoia justificada. No hay que olvidar que durante los entrenos hemos encontrado las signos de un robo, una cartera vacía y con su contenido no valioso (para quien indebidamente la tomó) regado por el sendero, además del cadáver abaleado que descubrimos meses atrás en la entrada del Cortafuego, ambos hechos narrados por aquí. http://utmb2010.blogspot.com/2008/11/el-muerto-los-obstculos-y-el-mal-vestir.html

Abajo, comimos algo y tomamos fotos mientras dejábamos pasar un tiempo y pensábamos en nuestras limitadas opciones.

(Risas algo nerviosas)

(Jesús en Quebrada Chacaíto)


En nuestro propio proceso comicial, nos inclinamos por la opción "A". Así que agarramos nuevamente hacia arriba, hasta llegar a una curva antes de la casa del guardaparques. Jesús se adelantó y se asomó. Nos dijo que había varias motos con gente vestida de civil. ¿Pero qué harían ahí en frente del puesto unos civiles?

Michael se asomó también, pero siguió caminando directo hacia ellos. No nos quedó otra que ir en esa misma dirección. Nuestra primera imagen fue la de un motorizado oliéndo el CamelBak del pana, cosa que causó tanto gracia como sorpresa.

Resulta que los personajes que habían hecho tan distinta y emocionante nuestra aventura eran funcionarios de Inparques. Aparentemente, nunca nos vieron. Andábamos todos indocumentados, así que tomaron nuestros datos, nos dijeron que estaba prohibido subir al Ávila a esas horas (mientras el guardaparques a sus espaldas los desmentía), y nos dejaron ir.


Recorrimos nuevamente el Cortafuego en sentido contrario y bajamos hasta nuestros carros, satisfechos de cumplir con un entreno nocturno de unos 15km y casi 1000 metros de desnivel positivo, muertos de la risa por una experiencia tan absurda y, en mi caso, un poco triste de vivir en un país donde siempre hay tanta tensión y donde se debe presumir siempre lo peor.

Nos despedimos de los muchachos y fuimos a buscar comida inmediatamente.

Todavía algo sudados y con barro hasta las rodillas, nos agarró la medianoche en una arepera cualquiera.

"Feliz día de los enamorados".

"Igualmente".

Félix

5 comentarios:

Isidro García dijo...

Hola Félix, muy interesante este entrenamiento y la aventura vivida jejeje. Me entristece un poco que haya tanta inseguridad pero es bueno siempre ser precavido. A pesar de ello se me hace raro desconfiar de la policía pero no hace muchos años también pasaba en España. Bueno lo que nos ilusiona es la Transgrancanaria que ya la tenemos ahí, este viernes no, el siguiente estaremos recorriendo barrancos, subiendo montañas, atravesando pinares en compañía de otros 600 locos por este deporte como nosotros. Que ganas tengo. Saludos.

Raúl Bellot dijo...

Esto parece un guión de una película de terror al más puro estilo Holliwood, jejeje.

Oye hoy estuvimos haciendo tramos de las TransGranCanaria y hacía un frioooooooooo.

En la costa hacía calor, pero es que subías a los 600-700 metros y bajaba el termómetro hasta 7-8º, incluso en la cumbre estaban a 2-3º al mediodía.

Vengan abrigaitos, jeje.

Luis Pinto dijo...

Hola Félix. Tu relato me hizo recordar hace muchos años atras, cuando, de noche, subiamos en bici al cortafuego o por pajaritos. Más de una vez tuvimos que huir de la guardia. A algún amigo mio incluso le decomisaron la bici.

Por Jesús estaba al tanto del entreno e incluso él tuvo la gentileza de invitarme. Al principio me animé, pero después recordé por que dejé de salir de noche: muchas veces de noche no sé si lo que veo es un hueco, un charco, la sombra de algo, o un perro acostado.

Adelante con todos los hierros.

Pedro dijo...

Sí, lamentablemente ocurre que no sabemos en quién confiar y albergamos una especie de temor que linda con paranoia cuando nos topamos con una situación similar. No me es ajeno esta crónica que escribes.

Saludos.

Raúl Bellot dijo...

Hola Félix de nuevo, pues sí, está haciendo un frio que pela por la cumpre, aunque eso no quita para que el día de la carrera haga calor, ya sabemos que el tiempo no es como las matematicas.

Por otra parte te confirmo que hay un Decathlon aquí en Gran Canaria, pero te recomiendo que te compres lo que vayas a comprar en Madrid ya que aquí con toda la gente que va a correr la Trans seguramente ya no quede nada, ya que ellos empiezan a traer material nuevo a partir de Marzo (aquí Enero y Febrero es periodo de rebajas en las tiendas y lo liquidan todo). Yo he ido ultimamente y encuentras poca cosa de montaña, ahí queda mi recomendación.

Nos veremos en la salida ya que aunque corro la media voy a ver la salida grande porque tengo unos amigos que la hacen.

Así es ya no falta nada!!

Saludos