domingo, 13 de diciembre de 2009

Maratón de Navidad 2009

Nos preparábamos para correr y repasábamos nuevamente las estrategias. Mayde marcaría un ritmo basado en sus sensaciones durante la carrera; no tenía otra aspiración que terminar su primer maratón oficial. Por mi parte, también era mi primera vez haciendo esta distancia en carrera (aparte de las dos oportunidades en que la he hecho en triatlones) y trataría de mantener unas pulsaciones estables hasta la media maratón y después tal vez apretaría un poco el paso y, si por casualidad quedaban piernas, aceleraría aún más al pasar los treinta y pico kilómetros. Calculábamos, por los tiempos en los entrenamientos, que culminaríamos en aproximadamente 4 horas y 10 minutos. Sin embargo, pensaba que, a pesar del poco entrenamiento y la pérdida de condiciones luego del dengue, tenía una leve oportunidad de bajar, aunque sea por unos pocos segundos, las 4 horas. Estacionamos en el Parque del Este, saludamos a amigos y conocidos antes de partir.
.

(Con algunos de los Caracas Runners y compañeros del Parque del Este antes de la salida)
.
La partida fue puntual. Mikhail animaba la carrera, como tantas antes. La gente a mi alrededor arrancó a un paso bastante cómodo. Se nota que hay muchos con amplia experiencia en maratones y que no iban a caer en el error de salir demasiado rápido. Como había comentado antes, esta sección es principalmente en bajada. Busco mi propio ritmo y saco algunas fotos. Apunté la cámara hacia atrás y sin mirar tomaba una que otra foto. Ésta, con corredores bajando por el elevado de Los Ruíces y con El Ávila al fondo, es una de mis favoritas.
.

Paso el primer punto de hidratación y se confirma uno de mis mayores miedos en cuanto a la organización. ¡Se había acabado el agua! Coño, comenzamos mal. Meto la mano en el fondo del tobo y logro rescatar un chupi, de esos de medio litro. Volteo varias veces para ver si logro ubicar a Mayde para compartir un poco de agua con ella, pero no la veo. Días antes, debatíamos si llevar nuestra propia hidratación o no. Era el km 3, ya se había agotado el agua y no habría puntos de hidratación hasta el km 6.

Paso el km 4,5--donde se encuentra el Mercado de Petare--y aunque ya habían asfaltado, la basura y el mal olor predominaban. Me la tomé con calma en la subida de La Urbina. Más o menos en el km 6,5 paso por otro punto de hidratación totalmente vacío. Es más, la persona encargada optó por vaciar el hielo sobre la mesa y varios corredores, como no les quedaba otra, lo agarraban. La misma escena la volví a presenciar en el km 8. No lo podía creer. No me quedó otra que ir racionando el chupi que agarré en el km 3. ¿Será que esta gente piensa que vamos a correr 42km sin hidratación?
.
Veo a unos ciclistas, ex-compañeros del club triatlón que prácticamente abandoné al dedicarme a las carreras de montaña, y le pido a uno que busque a Mayde y por favor le dé un poquito de su agua. En ese momento, pensé que si el asunto no mejoraba después del km 10, le iba a decir a Mayde para abandonar. Me parecía una falta de respeto y una irresponsabilidad gravísima.
.
Afortunadamente, a partir del km 11, el asunto cambió y había gente repartiendo agua por todos lados. El tráfico, salvo por algunas excepciones, estaba decentemente controlado. En Caracas, desde hace unos pocos años, se están organizando bastantes carreras de calle, principalmente competencias de 10k, pero los conductores dominicales como que no se acostumbran a las calles trancadas por unas horitas. En casi todos los cruces, la gente estaba desesperada por pasar y no dejaba de tocar corneta. En la bajada hacia El Rosal, a pesar de que vi cuando el policía le pidió a un conductor que se parase, éste último arrancó para quedarse justo en mi camino. Lo único que puedo decir es que se llevó un buen baño de la poquita agua que me quedaba.
.
Con tantas distracciones, correr era lo más fácil y hasta ese momento lo más placentero también. La carrera mejoró en el Municipio Baruta. Recorrimos Bello Monte, Las Mercedes y Chuao. Pasé la media maratón en 2:02. Pensé que iba a ser difícil, mas no imposible, bajar las 4 horas. El plan era evaluar en el km 30 y ver si quedaban piernas para avivar un poco el paso. Tendría que correr muy mal de aquí en adelante para hacer 4:10 ó más, también pensé.
.
Comienzan los 3,5 kilómetros de subida de El Cafetal. Se disparan un poco las pulsaciones y bajo el paso. A mitad de subida me alcanza Mayde. Venía con Enrique Castrillo, quien también la había acompañado en los 21km del último triatlón que ella hizo en junio de 2008. Me uno a ellos, pero comienzo a ponerme anaeróbico y continuó al paso al que venía. Ya en la bajada, alcanzo a Mayde nuevamente. Ella había podido hidratarse bien gracias al apoyo de los distintos clubes de corredores y público en general (léase personas ajenas a la deficiente organización).
.
Pensé en ese momento que las cosas iban a ser como tenían que ser. Mayde y yo íbamos a terminar la carrera juntos, como tantas en el pasado (la foto de la izquierda fue tomada por Carlos Jiménez www.soymaratonista.com quien con su nutrido grupo brindó apoyo en el km 34). Corrimos juntos desde más o menos el km 23 al 35. En ese momento, pasó lo mismo que me había ocurrido durante los únicos dos largos que hice para esta carrera: bajé el paso. El tiempo perdido por el dengue, la recaída un par de semanas después y los pocos kilómetros entrenados me pasaban factura. Me paré para agarrar Powerade, en la segunda mitad de la carrera no faltó nada, y cuando levanté la mirada, ya mi esposita me llevaba unos buenos metros de ventaja y montaba un paso fenomenal que no pude seguir.
.
Atrás quebaba la idea de apretar el paso. Correr es ingrato. No importa cuántas carreras hayas hecho ni cuántos kilómetros hayas recorrido meses atrás. Si el día de la carrera, en este caso maratón, no llegas bien entrenado y no gozas de buena salud, no hay que esperar milagros. Creo que en cuanto a mi paso, resistencia y recuperación, soy dos corredores distintos: uno antes del dengue y otro después.
.
Me despedí de las 4 horas y de la idea de terminar al lado de Mayde. Me convencí de que mi meta realmente era 4:10, pero en el fondo me sentía un poco mal por no lograr lo primero. Seguí bajando el paso, de repente más de lo necesario, hasta el km 40.
.
Finalmente, crucé la meta en 4:10. Sabía que tendría que alegrarme con ese tiempo, pero no era la forma en que quería hacerlo. Me hubiera sentido más a gusto haciendo 4:15 ó 4:20 pero a un ritmo parejo durante toda la prueba.
.
Mikhail, con micrófono en mano, bromeaba: "Aquí llega nuestro ultramaratonista, Félix. Hace minutos anunciamos cuando llegó Maydelene, su esposa. Antes conocíamos a Félix, pero ahora Félix quedó como simplemente el esposo de Maydelene. Ellos vienen de culminar los 98km del UltraTrail du Mont Blanc y el año que viene van por la ruta completa de 166 km en Los Alpes". Pues, el esposo de Maydelene le agradece a Mikhail esas palabras y por estar pendiente de nuestros ultras en ambas ocasiones. Un odontólogo que consiguió su verdadera vocación en el deporte, es excelente en su trabajo y las carreras definitivamente son mucho más amenas cuando él está de maestro de ceremonias.
.

(Gracias a Sigfredo, www.fotosbikesport.blogspot.com , por la foto. Nadie luce bien al terminar un maratón, pero si él toma la foto, las probabilidades a favor aumentan.)
.
El ambiente en la llegada fue muy bueno. Había bastante gente animando y celebrando. Mayde estaba contentísima y tenía toda la razón de estarlo. Su tiempo fue de 4:04 y se sientió muy bien. Superó todas sus expectativas. Me impresionó su aceleración en los últimos 6-7 kilómetros. ¡Es una dura!
.

(Mayde con Luis Pinto, www.cosasdeiki.blogspot.com , quien sin plantearselo bajó las 4 horas.)
.
En la llegada, nos dieron una medalla, una botella de agua y una de Powerade. Nada más. Esperemos que aprendan de todos los errores cometidos y el año próximo organicen un mejor evento. Si nosotros seguimos aquí, nuevamente los volveremos a apoyar. De verdad, lo que salvó la prueba, a mi parecer, fue la colaboración de los clubes de corredores, como los EgoRunners retratados abajo, y el público en general. Muchos de ellos improvisaron puestos de animación y hasta de hidratación, en vista de las fallas. La comunidad de corredores venezolana es genial.
.

.
Esta semana próxima será de descanso total. Es hora de preparar un buen plan para nuestra gran meta del año venidero y reconciliarnos con la montaña. Un caluroso saludo a todos los que corrieron esta prueba y a los que entrenaron duro este fin de semana. Aquí queda un video de lo que pueden esperar para el día de mañana.
.


Félix

9 comentarios:

sjpp71 dijo...

Excelente crónica del maratón, amigo, lo felicito por su carrera y esperemos que la proxima edicion sea mejor o que al menos le den la organización del evento a gente que conozca del tema.

mayayo dijo...

Enhorabuena a los dos por lograr terminar la prueba, cada uno dando lo mejor de sí. Y esperemos sean solo errores de juventud, y Caracas logre consolidar un gran maratón :-)

Pedro dijo...

Jeje, ustedes dos son geniales, la verdad!

Félix, admiro tu capacidad de ilación de ideas tan bien plasmadas en esta crónica, todo ello asumiendo que tienes actualmente el mismo penoso dolor de piernas y malestar general que yo.

Saludos.

Félix dijo...

sjpp71,
Gracias por el comentario. Sería interesante que algunas de las compañías que organizan los grandes 10k en la ciudad se animaran a organizar un par de 21k y un maratón al año. Ya tienen la infrastructura y experiencia para hacerlo.

Mayayo,
Es verdad. Sería excelente tener una carrera digna acá. A partir del 23 de diciembre a inscribirnos a la UTMB ¿no?

Pedrito,
El penoso dolor de piernas y el malestar general son justamente las razones por las que redacté la crónica justo después de la prueba. ¡Por ambos motivos no he podido conciliar el sueño! Por cierto, felicitaciones por el PB.

Gunther Stuart dijo...

¡ F E L I C I D A D E S !, a los dos, sexo débil?, cual hermano, eso dejo de existir hace mucho, las mujeres de ahora están duras en las competiciones, ayer me entere por boca de corredores que la logística falló algodón, esperemos mejoren y estoy de acuerdo contigo en que las compañias que organizan los 10k tomen parte delos 42, sería muy buen apoyo, reitero mis felicitaciones...

Ramon Mena dijo...

Epale Felix, Felicitaciones por esa reseña tan emotiva y por haber cruzado la meta, sólo nosotros los corredores de 42k, sabemos el milagro que representa lograrlo...te invito a pasar por mi blog...
http://maratoneando42k.blogspot.com/2009/12/mi-maraton-numero-22th.html
saludos y un abrazo para los dos.

Luis Pinto dijo...

Buenísimo el video. Ya llevo 2 dias así, je je je

María Mercedes dijo...

veo reflejadas en tu crónica las mismas sensaciones que yo tuve en este maratón. Es el primero que hago y lo corrì "por fuera" (sin número) porque supuestamente iba solo a acompañar a unos amigos los primeros 10k, pero me quedé y lo terminé. ¿dónde se ve el calendario de las carreras de aventura?. Con mi esposo hicimos ecojarillo 2003 y luego nos dedicamos a tener familia, pero me gustaría hacer otro. Gracias

Félix dijo...

Gunther: Espero que se resuelvan tus lesiones y sigas corriendo y mejorando tus tiempos en 2010.

Ramón: Gracias por tu comentario. Finalmente, tuvimos la oportunidad de conocernos personalmente. Saludos.

Luis: Me pareció genial y acertado el video. "El único músculo que no te odia en estos momentos es tu corazón" ja ja.

María Mercedes: Como me han comentado amigos maratonistas: "Si terminaste éste, puedes correr cualquier otro maratón". Creo que para el año que viene, van a mantener la liga de carreras de aventura conformada por la EcoRace, las de BiciMont y las de John Carlo (ecojarillo). Creo que en la página de éste último pudiera haber alguna información: www.retos.info