domingo, 11 de abril de 2010

Entre consultorios, calendarios, montañas y playas

Esta semana pude ir a verme con la fisiatra que ya me ha tratado por hernias discales, dedos fracturados, síndrome de piriformis, dolores en tibiales, contracturas abdominales e inguinales, esguinces de tobillo y ahora, para completar, fascitis plantar. De una forma u otra, siempre he salido de ahí con ánimos de seguir entrenando y con un plan para retomar las andadas lo antes posible. Afortunadamente, no he recaído en ninguna de aquellas molestias. Sin embargo, la principal raíz de mis lesiones es que tengo una pierna más larga que la otra y eso altera tanto mi pisada como el desarrollo muscular y el equilibrio. Es una condición relativamente común y que, generalmente, no trae consecuencias a la mayoría de las personas. De hecho, muchas jamás ni se enteran. No obstante, para los corredores de largo aliento y dependiendo del grado de disparidad que haya entre una pierna y otra, puede aftectar la biomecánica al correr y, aunque visualmente es difícil de percibir, puede generar varios problemas musculares y articulares.


En esta visita, me salió tratamiento de ondas de choque. Luego de la primera sesión, la recomendación fue de seguir corriendo e ir la semana siguiente para la próxima. Así que corrí y, gracias a las buenas manos y acertado tratamiento de la doctora, con menos dolor. Este martes próximo regreso para otro round y Mayde también tendrá cita para ver si, finalmente, se resuelve su problema con una lesión parecida a la mía pero en una fase más severa.

Así que los planes de agarrar la bici y guardar temporalmente los zapatos de correr se quedaron fríos.

Por otro lado, se vienen varios eventos interesantes en los que pienso participar como entrenamiento y en la medida que el tratamiento lo permita (los nombres son vínculos para mayor info):

- Entrenamiento organizado I, 17 de abril, 30 km, Chichiriviche de La Costa, Edo. Vargas. Esta salida está planificada para ir conociendo la ruta del primer ultramaratón que se organizará en nuestro país y previsto para finales del mes de julio. La idea es ir al ritmo del grupo; tengo entendido que será más bien una salida en grupo que un evento competitivo.

- Mérida SkyRace, 25 de abril, 16 km, San Rafael de Mucuchíes, Edo. Mérida. Primera válida del circuito. Será una buena oportunidad de ver cómo están las condiciones aunque habrá un corte de tiempo bastante ajustado para lentejas como yo. Espero poder pasarlo antes del cierre y, si no lo logro, poder seguir en la ruta y terminar mi jornada de entrenamiento. La altitud será un factor clave: la salida es de aproximadamente 3.100 m.s.n.m y el punto más alto está por encima de los 4.000 metros.

- Entrenamiento organizado II, 08 de mayo, 60 km, Chichiriviche de La Costa, Edo. Vargas. Nuevamente saldremos informalmente a recorrer esta zona, pero en esta oportunidad será de noche y en la totalidad de la ruta prevista para la UltraRace.

- Energizer Night Race, 29 de mayo, 10 km, Universidad Simón Bolívar, Caracas. La tercera edición de esta carrera se celebrará en las instalaciones de la USB en una ruta que conozco bien. Hace unas semanas, ayudamos al organizador a cuadrar el recorrido. La ubicación es fenomenal y, aunque son apenas 10km, el recorrido es bien variado y lleno de secciones exigentes. ¡Nada como correr de noche!

- UltraRace, finales de julio, 60 km, Chichiriviche de La Costa, Edo. Vargas. Promete ser un gran desafío por la temperatura y el desnivel. Además, aparentemente, será el primer ultramaratón en Venezuela y es una cita obligatoria. Conforme vaya saliendo la info, iré contando los detalles por acá.

Además, para los amantes del mountain bike, dos grandes compañeros de entrenamiento y aventuras, Melba y Rómulo, van a organizar una válida de MTB en la icónica ruta de Anare este 25 de abril. Más info.



¡Con todo esto en mente, al igual que la gran meta de agosto, no queda otra que entrenar un poco!

El sábado salimos Mayde, Melba y yo por los senderos de la Universidad Simón Bolívar. Justamente, hicimos un par de vueltas al circuito de la Night Race.



(¡A Melba en subida ni en bicicleta la alcanzan!)

El entrenamiento salió muy bueno y Mayde no sintió grandes molestias. El lugar, como tantas veces he dicho, es excelente y es un sitio donde conviven en plena armonía tanto los ciclistas de montaña como los corredores.



El domingo nos fuimos un grupete para la playa. Pero en vez de tomar sol y cerveza, tomamos el asfalto desde Los Caracas hasta el pueblo de Anare. La ruta es en gran parte la misma que se utilizará para la mencionada carrera de MTB del 25 de abril.

Comenzamos con unos 9 km por el asfalto de calentamiento...


...y seguimos con unos 15 por tierra de recalentamiento bajo el sol varguense.


La ruta está en buenas condiciones tanto para correr como para la carrera de MTB. Lamentablemente, Mayde se vio nuevamente afectada por las molestias y el paso en gran parte del recorrido otra vez quedó enormemente disminuido. Ni modo, tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que nos recuperemos bien, podamos entrenar como debe ser y lleguemos a Chamonix fuertes y libres de molestias. Como mencioné antes, este martes ambos tenemos citas médicas. Sin embargo, la verdadera tragedia vino al terminar: ¡En ningún sitio de la playa vendían cerveza!



(Montañeros de amplia trayectoria: Guillermo Salas, izquierda, y Gersi Tarazona.)

En total, salieron unos 45 kilómetros este fin de semana con unos +2300 m/-2300 m de desnivel en unas 6 horas. No es un gran volumen a estas alturas del juego, pero seguimos entrenando con cierta consistencia a pesar de todo y disfrutamos ambas salidas inmensamente, afortunados de contar con lugares fenomenales para entrenar y buenos compañeros de andadas.

El viaje a la UTMB no deja de ser accidentado, pero eso hace que la aventura siga siendo interesante. Me imagino, sin ponerme filosófico pues no me queda mucho el asunto, que este tipo de desafío personal es análogo a la búsqueda de equilibrio en la que uno incurre a lo largo de su vida. Sumas aquí, restas allá; te caes, te levantas. En fin, las experiencias y los aprendizajes son lo que quedan y hay que proponerse vivir intensamente. Además, si los retos fueran fáciles, probablemente no valdría la pena planteárselos.

Félix

5 comentarios:

mayayo dijo...

Pues nada, si la dureza del reto sirve como algo, creo que Mayde y tu vasi a vivir la vida a tope, jaja.

Venga entrenos, que mientras no haya lesiones, todo suma ;-)

Ilych Irausquin dijo...

Epale Gersi...veo que Mayde y tu...le estan dando muy en serio, espero conocernos el sabado...en los 30K...sigan adelante...un abrazo

Que te mejores para llegar a tope a la meta

Félix dijo...

Sergio,
¡Así es! A tope en la UTMB. De estar efusivo a ser su propio enemigo. Es una montaña rusa. Ya veremos cómo sale el asunto. Saludos.

Ilych,
Gracias por tu comentario. Más bien, por experiencias previas, siento que estamos quedados con el entrenamiento. Aunque no hemos tenido interrupciones desde enero, no hemos hecho el volumen que nos corresponde. Pero todavía afortunadamente hay tiempo.

Seguro nos conocemos personalmente en los 30km y así no me confundes más con Gersi, je. Saludos.

Ramon Mena dijo...

Epale mi pana Félix, interesante la reflexión que haces al final de tu publicación, comparto y aplico esa misma ideología en mi vida. Pa’lante hermanazo, que todo pasa y al menos un aprendizaje nos queda…y como dice la canción: “así es la vida de caprichosa, a veces negra, a veces color rosa, así es la vida, jacarandosa, te quita, te pone te sube, te baja y a veces te lo da, así es la vida…

Así que no dejs de disfrutar y de hacer las cosas que más te gustan y le dan sentido a tu vida..

Un abrazo y espero poder acompañarte en algunas de esas metas que tienes en mente.

Félix dijo...

Ramón,

¡Suerte el lunes en Boston! 24 maratones se dice fácil. Éxito, mi pana.